Honduras

Tecnología waveguide acústica

El desafío

El desafío que enfrentaron los ingenieros de Bose en la década de 1970 tenía tantas capas como una pieza de música. Se requerían altavoces grandes para producir la amplia gama de frecuencias que se encontraba en una canción, desde las notas intrincadas de un violín hasta las profundas frecuencias bajas de un bajo. Se necesitaba una estantería de componentes para soportar los altavoces masivos. De repente, la simple meta de disfrutar de sonido de calidad era complicada y consumía espacio.

La música también presentó una inspiración con un dispositivo llamado "waveguide acústica". Este dispositivo simple limita el movimiento de una onda de sonido para que viaje por un camino deseado. Un ejemplo es un órgano de tubo, que usa una pequeña cantidad de aire para llenar una catedral con sonido amplio e intenso.

Un simple respiro de aire puede llenar una habitación con sonido

Otro ejemplo es una flauta. Al soplar un flujo de aire por la boquilla, un músico puede reproducir suficiente sonido para llenar una habitación grande. No obstante, ambos instrumentos tienen una seria limitación en cuanto se refiere a altavoces: la producción de diferentes notas requiere guías de onda de diferentes longitudes. Esto se crea ya sea a través de la digitación, como en la flauta, o seleccionando otro largo de tubo, como en el órgano.

El Dr. Amar Bose y un ingeniero senior en investigación de Bose, el Dr. William R. Short, tenían la base para la tecnología, pero sus caminos estaban llenos de preguntas desafiantes. ¿Cómo se puede utilizar una guía de onda acústica simple si sólo puede reproducir una sola nota? ¿Cómo puede mantener un sistema compacto si, como un órgano, necesita docenas de tubos para producir una amplia gama de sonido?

Tomaría 14 años de investigación encontrar la respuesta: una tecnología de altavoces con waveguide acústica.

A continuación: La solución »

Necesita el último Flash Player para ver este contenido.

Instalar Adobe Flash Player.

Cerrar »