Honduras

Tecnología waveguide acústica

La solución

La innovación no se logra en un solo momento de inspiración, sino con el compromiso de explorar e investigar con fervor mejores maneras de hacer las cosas. Cuando los Drs. Bose y Short se enfrentaron con los desafíos en tamaño y sonido que imponía la waveguide acústica, continuaron con su proceso de investigación.

Una waveguide de siete pies entra en esta pequeña carcasa

Notaron que al montar un altavoz en un tubo, el movimiento del altavoz podía provocar una waveguide y así trasformar de manera efectiva un pequeño ingreso (de aire) en una gran emisión (de sonido). Los Drs. Bose y Short descubrieron que una waveguide podía igualar las propiedades mecánicas de un altavoz para operar con eficiencia en un amplio rango de notas.

Ese descubrimiento significaba que un altavoz pequeño podía reproducir un sonido nítido sin distorsión audible, inclusive a alto volumen y bajas frecuencias. Así se superó el desafío de entregar sonido fuerte y amplio, pero el tamaño de la waveguide aún representaba un problema.

Análisis y mediciones adicionales revelaron que el tubo podía doblarse en intrincadas formas sin causar efectos negativos en la calidad del sonido. Este descubrimiento eliminó todo tipo de preocupaciones respecto de la longitud de la waveguide y demostró ser un extraordinario adelanto.

Una waveguide de varios pies de largo podía entonces entrar en una carcasa del tamaño de un maletín y proporcionar un sonido más nítido, profundo y real que el de un sistema estéreo de componentes convencionales. Por ejemplo, el sistema de música Bose® Acoustic Wave II, cuya altura no supera un pie, tiene una waveguide de casi siete pies de largo.

Unos 20 años después de introducir el primer producto con tecnología waveguide acústica, los ingenieros de Bose siguen probando los límites de lo que se puede lograr con esta radical innovación.

A continuación: Aprendizaje aplicado »

Necesita el último Flash Player para ver este contenido.

Instalar Adobe Flash Player.

Cerrar »